Tattoo Tumblr Themes

Ya no duermo. Me apena el sueño.

Hoy me tomé cinco minutos para cantar. Ya pasó hora y media, sigo en la misma frecuencia. La misma canción… “ponerte a girar”.

Hacía un tiempo ya que no me sentaba a hacerlo. Es más, ya ni me acordaba. La vecina acaba de apagar el estéreo, creo que le agrada mi voz y si no que la tolere. 

Yo te quise. Yo te quise a los quince, a los dieciséis, a los dieciocho, a los diecinueve, a los treinta yo te voy a querer. Con o sin lágrimas, con o sin voz. Yo te quise antes que te quisieran los demás, sin tatuajes y con miedos. Yo te quise en blanco y negro y con un poco de color.

Hoy me tomé cinco minutos para ser yo misma. Cinco de veinticuatro horas, un disco entero de Fratta y mi mirada asomada en un rostro que no me conoce. Duermo con el enemigo. Aunque a cliché. 

El hielo de las 4 de la mañana, una cobija que no tapa y un calor insoportable bajo las sábanas. Una invasión de dolores, la espalda, la muñeca la pierna y la cadera. De la cabeza ya ni hablar.

Tengo tres balas pegadas en el cerebro, nadie me las pudo sacar,

No será hoy, temo decirte que para ti ya no hay mañana. Tu corazón ya me sobra, ya no me late adentro. Quiero mucho a un recuerdo de lo que creí que conocí pero en eso se me va la vida y vida es lo que menos me queda.

No sé si extraño tenerte en vivo. La verdad es que cuando estabas no me hacías falta. MI corazón, mis venas, mis vasos sanguíneos, todo va en unísono por default. La razón y la conciencia se han visto desgastadas día a día por las nuevas pestes, la nueva etapa y las pocas ganas. Se me atoró en la garganta la dulzura con la que antes hablaba. Mi voz se ha quedado callada.

En quejarme se me van los días. La verdad es que me molestan más cosas que las que me agradan. 

Podría decirte que la culpa fue del tiempo, de Dios, de la vida, del cuerpo verdugo junto al que el mío descansa. Fui víctima del naufragio. Me perdí en el mar y me instalé en una isla donde me alimento de plantas venenosas. 

Ahora me siento atada, él dice que soy yo la que lo enjauló. No tienes idea de lo difícil que es tener que quedar bien con quien no te agrada. 

Nos hemos repetido tantas veces, una y otra vez en los sueños. 

Cruzaría los mares en otra dirección… pero pues nadie lo sabía, o al menos yo no lo imaginaba.

A noche mientras cenaban, mi cuerpo, mi cabeza y mi corazón entraron en conflicto y se separaron.

y

La mente en blanco y negro.

Tengo frío.

Nunca me voy a vestir de blanco, menos llegar a ti, Isla. 

Cambié mi religión, mi fe vive lejos de ti, mis costumbres arraigadas y el destino se salieron de contraste. Ahora no tengo tiempo ni me sobra un peso para invertir en ti, estás a unos miles de kilómetros y siento yo que te encuentras en otra galaxia. 

Simultáneamente vivimos la misma represión, sólo que yo me quedo porque quiero. 

El amor suele ser tan desafortunado. En mi caso ya me tocaba perder.

El diablo me hizo pecar, desviarme de mis promesas. Viví, ya viví de más. Estoy atada por palabra, por hechos, por la vida.

He sufrido las consecuencias de mí misma. He querido escapar, pero siempre vuelvo, siempre vuelvo y me quedo. 

Las veces que he salido lo he hecho tan rápido que mis alas se me olvidan aquí. No sé porqué, es como si una parte de mi quisiera estar aquí pero te juro que en el equipaje siempre llevo mi corazón, tu retrato y mi cabeza. No lo entiendo, te juro que no lo entiendo. 

¿Habrá alguien que pueda amarlo como yo juro que sentía que lo amaba? Todo ha cambiado tanto. 

No sé si sea yo, él, las hormonas, la escasez de feromonas. No lo se, ya no se nada. A veces quiero y otras me desespero. 

Siendo honesta estoy entrando en miedo, alejándome de todo para ver que pasa. Me alejo pero no hay nada ni nadie tras de mi. Regreso por mis inseguridades… a lo mejor. 

Al llegar la noche me hundo en silencio. Una que otra risa pero sin fondo, no hay un chiste local que me haga caer al vacío de las risas, agarrarme de su brazo… 

¿Qué haces si la persona con la que duermes es tu propio verdugo?  tal vez él tenga razón, tal vez si siento, pienso y digo puras tonterías. Necesito que pase pronto el fin de semana.

Tengo frío y he luchado por llegar a tu lado, junto a tu mar, tu sol, tu paz. Sueño y cuando él me hace daño pienso en ti, pienso en ti y me aferro a la idea de que algún día será así. Algún día me cubrirás en tu arena y nunca me dejarás ir. 

Nunca me dejarás ir. 

o un año tras ese año, o dos. Tres. 

¿Te acuerdas de mi cuarto? las letras, las palabras. La búsqueda desesperada de un amor. ¿Te acuerdas hace poco, la última vez que pudimos vernos?

Si muriera mañana sé que te lo preguntarías, yo, en un sueño más profundo que nosotros, yo, en un momento preciso habría encontrado ese amor, aunque nunca pude darme cuenta. 

Me siento apagada. Olvidé escribir, olvidé para qué escribía. En la cama el hielo me paraliza, siento como si mi frente tuviera pulgas. Todo ha sido tan literal, he dejado de creer en la magia.

Mi conciencia está en huelga. Él me pide que siga a mi corazón y es que lo que no sabe es que está de acuerdo con mi cuerpo, mi cabeza, mi memoria y todos mis recuerdos.

¿Porqué no llegué? no me aventé. Siempre en el miedo de fracasar, siempre yéndome a lo seguro. Me hace tanto daño… me estoy enfermando.

Recurro a ti como última alternativa, sé que sigues leyéndome, sé que sigues cubriéndome la espalda. ¿Porqué? te he hecho tanto daño, te he abandonado tanto y a la vez te he buscado. Es horrible, el compromiso sagrado de lo espiritual no se compara nunca, jamás, NADA, con la vida real.

¿Qué es más real que lo irreal? lo que se imagina se siente, se siente hasta el tuétano, hasta el hígado, hasta el tumor que aún no sé si tengo. 

Seguimos intactos. Nos hemos roto tanto, sigo sin creer como es que nuestra fe aún prevalece.

No me dueles, no me ardes, no me lastimas, pero si me estorbas.

Quiero una vida normal, me estás perjudicando. Ya todo es irreversible.

Estoy tan frágil, me siento tan mal. 

Te necesito pero prefiero que no vengas. Te escribo porque a noche soñé contigo. Te escribo porque estoy cayendo en picada. Te escribo porque necesito un colchón, algo donde caer, aunque sabes que me volveré a subir. 

como cuando faltan las risas. 

Como el rastro que dejaste al soltar una rama en el camino, una huella en el paso, un rostro en el olvido.

¿Cuántos corazones rompimos por no romper el propio? 

Cada día te veo mejor, evito saberlo, prefiero hacerme la ausente. No notar los detalles, la inmensidad de los recuerdos. 

No quería escribirte.

De vez en cuando apareces y te vas. Vas y vienes y ya me acostumbré a eso. Hoy viniste a derrumbar mi casa, mis retratos, mi paz. Cada una de las cosas que yo decidí no hacer contigo. 

Suéltame. 

O baila conmigo. Estás pero te vas, justo cuando sueño contigo aparece un saludo tuyo y tengo que decirte adiós.

Yo no juego con mi corazón.

atomichumanblaze:

Do you know what is happening in México? A global call for freedom

——————————————————————————————————————————————————————————————————————

On April 21 just use #EPNvsInternet to help us to create a Global Storm to defend freedom speech
On 22 & 26 we will take the streets

Vivíamos debajo de dos lunas. En privado, en silencio, fuimos… ¡claro que fuimos! pero nadie supo qué fuimos.

Hacía calor, ¿te acuerdas? soñábamos lo mismo, brillábamos juntos. 

Sonreíste. Yo te vi. Los ojos se te iluminaron. Fuimos dos y la pista de baile se veía iluminada por un millón y cien mil estrellas. La luna retrasó al sol. 

Mis seis sentidos, los cuatro que te quedan. Sumaron 10 en total. Nosotros en toda la extensión. 

¿Qué te pasa? no me extrañes. Me tuviste, me sentiste. Me tienes todavía.Para toda la vida. 

Sigues brillando dentro. 

Las sombras, la noche perfecta. Los árboles, una cerveza.

Olvida todo, no me odies. Sal a la calle, porque estoy segura de que ya amaste. La noche dura lo que dure el recuerdo.

Todo fue perfecto.

Sigue siendo eterno.