Tattoo Tumblr Themes

Vivíamos debajo de dos lunas. En privado, en silencio, fuimos… ¡claro que fuimos! pero nadie supo qué fuimos.

Hacía calor, ¿te acuerdas? soñábamos lo mismo, brillábamos juntos. 

Sonreíste. Yo te vi. Los ojos se te iluminaron. Fuimos dos y la pista de baile se veía iluminada por un millón y cien mil estrellas. La luna retrasó al sol. 

Mis seis sentidos, los cuatro que te quedan. Sumaron 10 en total. Nosotros en toda la extensión. 

¿Qué te pasa? no me extrañes. Me tuviste, me sentiste. Me tienes todavía.Para toda la vida. 

Sigues brillando dentro. 

Las sombras, la noche perfecta. Los árboles, una cerveza.

Olvida todo, no me odies. Sal a la calle, porque estoy segura de que ya amaste. La noche dura lo que dure el recuerdo.

Todo fue perfecto.

Sigue siendo eterno.

I was his moonlight princess :)

I was his moonlight princess :)

Te extraño tanto, a veces de más. Supongo que tu ausencia me ha provocado aciertos, pero extraño no preocuparme por no cometer errores. 

La libertad la sentí contigo. Irónico, ¿no? la libertad ata más que cualquier tipo de compromiso. 

A veces cuando paso por el tren, imagino verte sacando una moneda, verte sin verme o pretendiendo no darme importancia. El beso a secas, el abrazo frío. 

Cada vez que compartíamos el fin de semana, cada mañana de lunes me acompañabas a la misma estación. El beso a secas se volvía eterno, el abrazo me pedía con fuerza que no me fuera. Sin embargo, la indiferencia, el pensar en la comodidad de no ser nada y serlo todo de vez en cuando hacía que me fuera sin remordimiento.

Mi vida entre semana era promiscua. El fin de semana, mi vida, mi alma, mi mente, mi cuerpo, mi corazón eran sólo tuyos y para ti. Por ti. Siempre tu.

Te esperé tanto. Te quise tanto. 

Pasaste de largo. Me duraste muy poco.

Ya es abril (otra vez) y me muero de frío. Mi mirada. mi sentido del humor han cambiado.

Te pediría que vinieras, que viéramos una película tonta de las que te gustan, que me prepararas un café con cajeta y me pegaras las pestañas en la mejilla. 

Te pediría que compartiéramos la cama sin hacer absolutamente nada, que camináramos de la mano al rededor de la casa imaginando las flores, la playa, la culpa y la risa. 

Viajaría contigo en la imaginación, no nos hundiríamos en el agua, volaríamos, nos teletransportaríamos el uno con el otro cuantas veces quisiéramos. Tus alas serían mis alas y mis miedos no existirían. No lloraría de más por haberte dejado ir. No te sentirías solo. 

Te pediría lo que siempre me diste, lo que nunca dijiste, lo que sentiste y que por miedo nunca dijiste. Aceptaría tu amor sin poner límites.

Te abrazaría fuerte a la hora de irte y en la ventana del bus habría escrito con labial rojo que te amo, luego me hubiera bajado y te hubiera abrazado y hubiera aventado todo al vacío. Porque nada me hacía falta, porque tú me hacías sentir completa.

Porque si fui feliz, fue cuando estuve contigo.

Pero no.

El hubiera no existe, y la imaginación rompe corazones. 

Tú estás allá, con tu libertad. Yo sigo aquí con todos mis compromisos. 

Sólo pediría, por favor, nunca me olvides. Nunca olvides mis ojos asimétricos, mis pestañas cortas, el cabello negro, las botitas rojas.

Nunca olvides que conmigo fuiste tu y que tuviste lo mejor de mí. Por eso no nos quedamos juntos.

Nunca olvides sonreír. Nunca olvides vivir. Nuca olvides de donde eres ni a donde vas. Porque yo voy contigo. Vivo en esa parte escondida de tu corazón. Vives en el mío. 

Para siempre, aunque sea en la imaginación. 

No estás solo. Me llevas dentro :) 

El error más grande del ser humano no es esconder secretos. 

El error es no esconderlos bien. 

Cuando hace frío en abril, cuando tiembla en mayo, cuando llueve en mi cumpleaños, cuando el silencio se apodera de los meses y siguen pasando de largo sin un milagro que logre sacarte de mi mente. 

Cuando más te extraño.

Cuando más te necesito aquí. 

Cuando ya no deberías existir para mi.

Y el hecho de que me lo digas no quiere decir que yo lo sea. Que quiera serlo.

Llámame por mi nombre, porque amor ya le dijiste a otra. 

Amor ya le dije a todos.

Y pensar que a noche le daba gracias a Dios por que durmieras a mi lado, y al amanecer tengo la noción de que su deseo no era ese, no eras tú para mí. Que el que se aferra pierde y que ahora le pido que me de las fuerzas que necesito para dejarte, alejarme de ti y no volver a verte. No volver a nada. 

La ropa del suelo se levanta.

Aún veo caras en las paredes, la textura de su alma y el mal dentro de sus entrañas. 

No importa cuántas pastillas tome, el control de mi pensamiento va dirigido por el de mi corazón. Hay que emparejar al alma, hay que dejarla salir a jugar y que regrese drogada, en fachas.

Ayúdame a desprenderme del cuerpo, encontrarme contigo en un sueño y volar. 

Volar hacia lo importante, lo imposible. 

Dime si eres tú. Si eres un fantasma, una recreación de mi memoria, un instante entre mi yo de hoy y la que se quedó atrapada entre el portal que divide lo real de lo imaginario. Dime si no estoy alucinando y que eres tú el que duerme aquí, a mi lado.

Te quiero porque siempre te quise.

A pesar de haber olvidado que te quería, te seguía queriendo y así será siempre aunque no quiera. 

Porque así lo quiso la vida.